Ruta: Ibón de Ip-Collarada

Interés:

Se trata de la ruta con un alto interés deportivo, paisajístico y naturalístico. La ruta permite contemplar en toda su belleza la Canal de Ip y el macizo del Collarada. Desde la cima principal de este macizo contemplaremos impresionantes vistas de buena parte del Pirineo Occidental y de parte del Pirineo Central. Hay varios aspectos a destacar en la ruta como son los cambios en el paisaje vegetal, la espectacularidad del medio geológico que se atraviesa y visualiza pudiendo descubrir importantes huellas actuales y pasadas de los fenómenos periglaciares y ejemplos del modelado glaciar originado en estos ambientes en épocas mucho más frías que la actual.

El paisaje forestal está dominado por una especie el pino silvestre que ha colonizado estas laderas de fuerte pendiente siendo sustituido en las cotas superiores por el pino negro. Presentan estos pinares unos portes espectaculares y se ven enriquecidos, principalmente en la mitad inferior, con la presencia de frondosas como fresnos, abedules, servales, etc y con la presencia de pies de abeto, etc. En nuestro descenso hacia Villanúa también contemplaremos en las laderas de enfrente, de umbría, uno de los abetales más interesantes del Pirineo aragonés el que puebla La Selva de Villanúa.

Por encima de los 1.750 metros el medio arbóreo se ve substituido, por la mano del hombre y sus ganados en parte y por las duras condiciones de la alta montaña en otros casos, por una cubierta dominada por el substrato herbáceo. Se trata en muchos casos de un pastizal subalpino de enorme riqueza florística y enorme interés para la fauna doméstica y salvaje. Es muy fácil contemplar manadas de sarrios, los rebecos, en la Canal de Ip. Los árboles ascienden por encima de los 2.100 metros de altura en el valle pero en las áreas con mayor interés pascícola se han visto desplazados por la mano del hombre y sus ganados. Actualmente existe un proceso de recolonización de estos medios subalpinos por la cubierta leñosa por la menor presión ganadera de estos terrenos.

La ruta nos permite contemplar en toda su belleza la singularidad geológica de las vertientes sur y norte de la Canal de Ip. Al sur nos encontramos con la cara norte del macizo calcáreo del Collarada con su estratificación horizontal, sus inmensos y pendientes canchales, fruto de los activos fenómenos periglaciares que soporta, y las caprichosas formas de sus roquedos. En el conjunto del valle encontramos la huella de la acción de antiguos glaciares con pequeños circos, valle con forma de “U” la verticalidad de algunas cumbres y el propio ibón de Ip de origen glaciar. Al norte del valle nos encontramos con las pedregosas laderas de la cara Sur de los picos de la Tronera, La Pala de Ip y Punta Escarra. Se trata de un medio dominado por las calizas arenosas con afloramientos de areniscas.

En nuestro descenso por la cara sur del Macizo de Collarada podremos disfrutar de un paisaje kárstico de alta montaña con amplias superficies de roquedo y canchales fruto de los fenómenos periglaciares y de la sequedad producida de los intensos procesos de filtración de estas montañas. Se observan extensas áreas de lapiaces, barrancos secos y ausencia de cursos superficiales de agua, también hay resaltos rocosos que sacan a la luz la intensa estratificación de estos materiales, etc. La conjunción de vegetación y entorno geológico del valle de Ip y del Macizo de Collarada le confiere un valor paisajístico de primer orden digno de ver.

En la misma ruta descubriremos el papel de la cubierta arbórea en la protección contra los aludes en unas laderas cubiertas mayoritariamente por pino silvestre. Es muy interesante observar los múltiples ejemplares que en la parte superior de las laderas presentan la curvatura característica en su base por el empuje de la nieve en sus edades tempranas y como esta deformación queda permanente.